domingo, 31 de marzo de 2013

Resurrección

Jesús ha resucitado, y con su resurrección ha consumado nuestra redención; pues aunque toda la vida de Jesucristo es redentora, desde su concepción hasta su muerte, solamente puede redimirnos quien es capaz de resucitar. Sólo quien tiene poder para dar su vida y poder para recuperarla puede ser redentor. Los demás podemos corredimir, ser corredentores con Cristo, con tal que padezcamos con Cristo y resucitemos con Él.
Algunos protestantes, en su obsesión por sustituir el sacramento de la penitencia, consideran la propia muerte como un medio de redención personal, por la que Dios olvida todos sus pecados. Nada más falso. La muerte es consecuencia del pecado y el medio para perdonar los pecados no es la muerte del pecador sino su arrepentimiento, manifestado al confesar sus pecados en el sacramento del perdón.
Jesús ha resucitado, y la misericordia de Dios quiere que nosotros resucitemos con Él, despertando a la vida de la gracia, desprendiéndonos de todo lo que nos ata al sepulcro.

sábado, 30 de marzo de 2013

Via Crucis del Papa

video


“No quiero añadir muchas palabras. En esta noche debe permanecer una sola palabra, la Cruz. La Cruz de Jesús es la palabra con la que Dios responde al mal del mundo.
A veces nos parece que Dios no responde al mal, que permanece en silencio. En realidad Dios ha hablado, ha respondido, y su respuesta es la Cruz de Cristo: una palabra que es amor, misericordia, perdón.
Pero es también juicio, Dios nos juzga amándonos, recordemos esto, Dios nos juzga amándonos. Si acojo su amor me salva, si lo rechazo soy condenado, no de Él sino de mi mismo, porque Dios no condena, Dios solo ama y salva.
La palabra de la Cruz es también la respuesta de los cristianos al mal que continua actuando en nosotros y alrededor nuestro. Los cristianos deben responder al mal con el bien, cargando con la Cruz como Jesús”.
Antes de despedirse de los participantes, añadió el Santo Padre:
“Ahora continuamos este Via Crucis en nuestra vida de cada día, caminando con la Cruz, esperando la Resurrección de Jesús, que nos ama tanto, es todo amor”.
Este mensaje ha durado 4 minutos y medio, contando agradecimientos y bendición.

viernes, 29 de marzo de 2013

Misa in coena Domini

video

En la homilía, que duró tres minutos, el Papa Francisco recordó que Jesús lavó los pies a sus discípulos. Y añadió que Pedro no comprendía, pero Jesús le explica su gesto. Jesús, Dios ha hecho esto y explica a sus discípulos que deben seguir su ejemplo. Si el Señor, el Maestro ha lavado los pies a sus discípulos –dijo el Papa– también ustedes deberían hacer lo mismo. Es el ejemplo del Señor. Entre nosotros el que es más alto debe estar al servicio de los demás. Y éste es un signo: lavar los pies quiere decir: yo estoy a tu servicio. Debemos ayudarnos. Ayudarnos recíprocamente: esto es lo que Jesús nos enseña. Y esto es lo que yo hago. Y lo hago de corazón – dijo el Papa – porque es mi deber como sacerdote y como obispo. Es un deber – añadió – que me viene del corazón. Me gusta hacerlo, porque el Señor así me lo ha enseñado.
A veces me enojé con una o con otro. ¡Olvídalo! Y si te pide un favor, hazlo. Esto es lo que Jesús nos enseña y lo que hago yo. Pero también ustedes ayúdense siempre y así, ayudándonos nos hacemos el bien. Que cada uno de nosotros piense: ¿estoy dispuesto a servir, estoy dispuesto a ayudar al otro? Este signo es una caricia de Jesús que ha venido precisamente para esto, para servir, para ayudarnos.

jueves, 28 de marzo de 2013

Misa Crismal

Este Jueves Santo, el Santo Padre presidiendo en la basílica Vaticana, la concelebración de la Santa Misa Crismal con los Cardenales, Patriarcas, Arzobispos, Obispos y presbíteros, diocesanos y religiosos presentes en Roma, Francisco pidió a los sacerdotes que sean ‘Pastores con olor a oveja’ y que Dios Padre renueve en los “queridos sacerdotes” el Espíritu de Santidad con que “hemos sido ungidos”, “que lo renueve en nuestro corazón de tal manera que la unción - con el perfume de Cristo - llegue a todos, también a las ‘periferias’, allí donde nuestro pueblo fiel más lo espera y valora”.
El Obispo de Roma ha pedido a los “queridos fieles”, que “acompañen a sus sacerdotes con el afecto y la oración, para que sean siempre Pastores según el corazón de Dios”.
Con la alegría de celebrar la primera Misa Crismal como Obispo de Roma y saludando con afecto a todos y a los sacerdotes, que al igual que él recuerdan el día de su ordenación, Francisco reiteró que «el Señor lo dirá claramente: su unción es para los pobres, para los cautivos, para los enfermos, para los que están tristes y solos. La unción no es para perfumarnos a nosotros mismos, ni mucho menos para que la guardemos en un frasco, ya que se pondría rancio el aceite... y amargo el corazón».
El Obispo de Roma hizo hincapié en que «al buen sacerdote se lo reconoce por cómo anda ungido su pueblo. Cuando la gente nuestra anda ungida con óleo de alegría se le nota: por ejemplo, cuando sale de la misa con cara de haber recibido una buena noticia. Nuestra gente agradece el evangelio predicado con unción, agradece cuando el evangelio que predicamos llega a su vida cotidiana, cuando baja como el óleo de Aarón hasta los bordes de la realidad, cuando ilumina las situaciones límites, «las periferias» donde el pueblo fiel está más expuesto a la invasión de los que quieren saquear su fe. Nos lo agradece porque siente que hemos rezado con las cosas de su vida cotidiana, con sus penas y alegrías, con sus angustias y sus esperanzas. Y cuando siente que el perfume del Ungido, de Cristo, llega a través nuestro, se anima a confiarnos todo lo que quieren que le llegue al Señor».


miércoles, 27 de marzo de 2013

Primera audiencia

«Hermanos y hermanas… ¡buenos días!», fue el saludo sencillo y familiar a los fieles en la primera audiencia general del Papa Francisco, después de haber recorrido la plaza de San Pedro en «papamóvil» descubierto para que todos los peregrinos pudiesen verle de cerca.
Sus primeras palabras fueron un recuerdo de su predecesor, afirmando que con esta primera audiencia «tomo el relevo de Benedicto XVI», a quienes los fieles dedicaron un gran aplauso. Enseguida les informó que piensa continuar el ciclo de catequesis del Año de la Fe, pero que hoy deseaba hablar de la Semana Santa.
El Santo Padre explicó que los acontecimientos rememorados en esta Semana hablan de un modo elocuente de la misericordia de Dios, y añadió al margen del texto escrito que «Él toma siempre la iniciativa. Se pone en camino para acercarse a nosotros», enviando a su Hijo.
Con mucha fuerza, Francisco señaló que «Jesús no tiene casa porque su casa es la gente, somos nosotros». Aunque hablaba en italiano, todos le entendieron, y los peregrinos, entre los que había cuatro mil estudiantes universitarios manifestaron su acuerdo con un inmenso aplauso.
Una y otra vez, Francisco añadía comentarios excelentes a su texto escrito. Por ejemplo, cuando invitaba a la Iglesia y a los católicos a salir a la calle en busca de la gente, el Papa añadió: «tenemos que salir de nosotros mismos como Dios salió de sí mismo enviando a Jesús».
Cuando saludó a los estudiantes universitarios que participan en el Fórum Internacional UNIV 2013, que estudia este año la cultura digital, la plaza estalló en un aplauso y ondear de banderas de docenas de países, incluidas muchas españolas. Los muchachos y muchachas le gritaban al unísono «¡Francisco! ¡Francisco!, y el grito de guerra acuñado en la JMJ de Madrid: «¡Esta es la juventud del Papa!».
Los jóvenes son una prioridad de Francisco como lo eran de sus predecesores, y por eso anunció personalmente, al término de la misa del Domingo de Ramos que acudirá el próximo mes de julio a la JMJ de Rio de Janeiro. Al final del discurso del Papa, la presidenta del FórumUNIV, la norteamericana Kathryn Elise Plazek, le entregó un video sobre la fe hecho por jóvenes y para jóvenes: «Cómo vivir la fe a los 20 años».
El momento de mayor espontaneidad fue el saludo en español, pues entre los fieles había muchos peregrinos argentinos con pancartas y grandes banderas, una de las cuales, de más de diez metros de largo, llevaba escrito «¡Gracias, Francisco!». De vez en cuando, los jóvenes coreaban también: «Francisco, amigo, ¡el pueblo está contigo!». Era todo muy alegre en una mañana muy bonita, en que las lluvias de estos días en Roma dieron una tregua a los peregrinos.

martes, 26 de marzo de 2013

Gesto de confianza

Cuenta el Cardenal Marc Ouellet, Perfecto de la Congregación de los Obispos, que al finalizar la audiencia a los Cardenales el Santo Padre Francisco fué saludando uno a uno: "yo iba a saludarle diez segundos, pero él me paró y me habló durante un minuto o dos porque tenía algo muy concreto que decirme de mi departamento. Yo le dije "OK. Lo haré". No me lo esperaba, y me quedé muy contento. Lo tomé como un gesto de confianza"
Ayer, Lunes Santo, fué la primera jornada "normal" de trabajo y comenzó como siempre con un rato de oración antes de celebrar la Misa a las siete de la mañana en el oratorio de la Casa Santa Marta. Todos los días tiene invitados: barrenderos, jardineros, telefonistas; ayer fueron los periodistas y fotógrafos de LÓsservatore Romano. Como es habitual, el Papa hizo una breve homilía comentando el evangelio que relata las quejas de Judas cuando María de Betania, la hermana de Lázaro, rompió un frasco de perfume de nardo purísimo, de gran precio, para ungir los pies de Jesús, que "podía haberse vendido por trescientos denarios". El Papa comentó que "Jesús no dijo a Judas "tu eres un ladrón", sino que tuvo paciencia con él para intentar atraerlo con su paciencia y con su amor. Nos hará bien pensar en la paciencia que Dios tiene con nosotros, con nuestras debilidades, con nuestros pecados"

lunes, 25 de marzo de 2013

Domingo de Ramos

video


De la Homilía del Papa Francisco el Domingo de Ramos. "Jesús entra en Jerusalén. La muchedumbre de los discípulos lo acompaña festivamente, se extienden los mantos ante él, se habla de los prodigios que ha hecho, se eleva un grito de alabanza: «¡Bendito el que viene como rey, en nombre del Señor! Paz en el cielo y gloria en lo alto» (Lc 19,38).
Alegría, Esperanza, Cruz, Juventud.

sábado, 23 de marzo de 2013

Gestos mas elocuentes

video


“Somos hermanos”. Bastan estas dos palabras que el Papa Francisco dirige a Benedicto XVI para comprender la atmósfera del encuentro de la mañana de este sábado, 23 de marzo, en las Villas Pontificas de Castelgandolfo.
El Papa Francisco llegó en helicóptero a las 12.15 horas. Le acompañaba el sustituto de la Secretaría de Estado, el arzobispo Angelo Becciu; el regente de la Prefectura de la Casa Pontificia, monseñor Leonardo Sapienza; y monseñor Alfred Xuereb. Benedicto XVI le esperaba en el helipuerto de las Villas, le salió al encuentro y ambos se abrazaron con evidente afecto. Después el Papa saludó al obispo de Albano, monseñor Marcello Semeraro, y al director de las Villas Pontificias, Saverio Petrillo, antes de subir al coche con Benedicto XVI para trasladarse al Palacio. El Papa Francisco se situó a la derecha, o sea, en el lugar del Papa, mientras que Benedicto XVI se colocó a la izquierda. Al mismo automóvil subió el arzobispo Georg Gänswein, prefecto de la Casa Pontificia.
Llegados a la residencia papal, los dos subieron al apartamento y fueron a la capilla para tener un momento de oración. También esta vez Benedicto XVI ofreció su puesto de honor al Papa Francisco, pero este dijo 'somos hermanos', arrodillándose en el mismo banco. Después de la oración, el Papa Francisco obsequió a Benedicto XVI una imagen mariana. “Me han dicho —explicó el Pontífice enseñando el regalo— que se trata de la Virgen de la Humildad. Permítame decirle algo: cuando me lo dijeron pensé enseguida en usted, en los muchos ejemplos maravillosos de humildad y de ternura que nos ha dado durante su pontificado”.
En el almuerzo, en el apartamento, participaron el arzobispo Gänswein y monseñor Xuereb. El Papa, acompañado de Benedicto XVI hasta el helipuerto, regresó al Vaticano hacia las 14.50.

viernes, 22 de marzo de 2013

Palabras del Papa

¡Cuántos pobres hay todavía en el mundo! Y ¡cuánto sufrimiento afrontan estas personas! Según el ejemplo de Francisco de Asís, la Iglesia ha tratado siempre de cuidar, proteger en todos los rincones de la Tierra a los que sufren por la indigencia, y creo que en muchos de vuestros Países podéis constatar la generosa obra de aquellos cristianos que se esfuerzan por ayudar a los enfermos, a los huérfanos, a quienes no tienen hogar y a todos los marginados, y que, de este modo, trabajan para construir una sociedad más humana y más justa.”
Pero hay otra pobreza -ha observado-Es la pobreza espiritual de nuestros días, que afecta gravemente también a los Países considerados más ricos. Es lo que mi Predecesor, el querido y venerado Papa Benedicto XVI, llama la “dictadura del relativismo” que deja a cada uno como medida de sí mismo y pone en peligro la convivencia entre los hombres. Llego así a una segunda razón de mi nombre. Francisco de Asís nos dice: Esforzaos en construir la paz. Pero no hay verdadera paz sin verdad. No puede haber verdadera paz si cada uno es la medida de sí mismo, si cada uno puede reclamar siempre y sólo su propio derecho, sin preocuparse al mismo tiempo del bien de los demás, de todos, a partir ya de la naturaleza, que acomuna a todo ser humano en esta tierra”.
Uno de los títulos del Obispo de Roma es “Pontífice”, es decir, el que construye puentes, con Dios y entre los hombres. Quisiera precisamente que el diálogo entre nosotros ayude a construir puentes entre todos los hombres, de modo que cada uno pueda encontrar en el otro no un enemigo, no un contendiente, sino un hermano para acogerlo y abrazarlo. Además, mis propios orígenes me impulsan a trabajar para construir puentes. En efecto, como sabéis, mi familia es de origen italiano; y por eso está siempre vivo en mí este diálogo entre lugares y culturas distantes entre sí, entre un extremo del mundo y el otro, hoy cada vez más cercanos, interdependientes, necesitados de encontrarse y de crear ámbitos reales de auténtica fraternidad”.
Reiterando que en esa tarea es fundamental el papel de la religión, Francisco ha afirmado “No se pueden construir puentes entre los hombres olvidándose de Dios. Pero también es cierto lo contrario: no se pueden vivir auténticas relaciones con Dios ignorando a los demás. Por eso, es importante intensificar el diálogo entre las distintas religiones, creo que en primer lugar con el Islam, y he apreciado mucho la presencia, durante la Misa de inicio de mi ministerio, de tantas autoridades civiles y religiosas del mundo islámico. Y también es importante intensificar la relación con los no creyentes, para que nunca prevalezcan las diferencias que separan y laceran, sino que, no obstante la diversidad, predomine el deseo de construir lazos verdaderos de amistad entre todos los pueblos”.
Audiencia al Cuerpo Diplomático 20130322
Texto completo en http://www.news.va/es/news/no-puede-haber-verdadera-paz-si-cada-uno-es-la-med 

jueves, 21 de marzo de 2013

Palabras del Papa

“Me causa una especial alegría encontrarme hoy con vosotros, Delegados de las Iglesias ortodoxas, las Iglesias ortodoxas orientales y las Comunidades eclesiales de Occidente. Agradezco que hayáis querido participar en la celebración que ha marcado el comienzo de mi ministerio como Obispo de Roma y Sucesor de Pedro.
Ayer por la mañana, durante la misa, he reconocido espiritualmente presentes a través de vosotros a las comunidades que representáis. En esta manifestación de fe me ha parecido vivir de manera aún más apremiante la oración por la unidad de todos los creyentes en Cristo, y ver en ella prefigurada de algún modo esa plena realización, que depende del designio de Dios y de nuestra cooperación leal.
Comienzo mi ministerio apostólico durante este año que mi venerado predecesor, Benedicto XVI, con intuición verdaderamente inspirada, ha proclamado para la Iglesia católica Año de la Fe. Con esta iniciativa, que deseo continuar, y que espero que impulse el camino de fe de todos, quería conmemorar el 50 aniversario del inicio del Concilio Vaticano II, proponiendo una especie de peregrinación a lo que es esencial para todo cristiano: la relación personal y transformadora con Jesucristo, Hijo de Dios, muerto y resucitado por nuestra salvación. En el corazón del mensaje conciliar reside precisamente el deseo de proclamar este tesoro perennemente válido de la fe a los hombres de nuestro tiempo”
El Discurso completo del Santo Padre Francisco en la Sala Clementina el Miércoles 20 de marzo de 2013 lo tenéis aquí

miércoles, 20 de marzo de 2013

Conocer al Papa

Puede venir bien escuchar lo que dijo el entonces Card. Bergoglio hablando de Caritas. Que nadie se ofenda.
video

martes, 19 de marzo de 2013

Homilía del Papa

Copio el enlace al blog Pensar por libre que publica la homilía de la Misa de la imposición del Palio con foto y todo
http://pensarporlibre.blogspot.com.es/2013/03/santa-misa-imposicion-del-palio-y.html

lunes, 18 de marzo de 2013

Palabras del Papa

Audiencia a los periodistas acreditados: "Doy gracias de corazón especialmente a quienes han sabido observar y presentar estos acontecimientos de la historia de la Iglesia, teniendo en cuenta la justa perspectiva desde la que han de ser leídos, la de la fe. Los acontecimientos de la historia requieren casi siempre una lectura compleja, que a veces puede incluir también la dimensión de la fe. Los acontecimientos eclesiales no son ciertamente más complejos de los políticos o económicos. Pero tienen una característica de fondo peculiar: responden a una lógica que no es principalmente la de las categorías, por así decirlo, mundanas; y precisamente por eso, no son fáciles de interpretar y comunicar a un público amplio y diversificado. En efecto, aunque es ciertamente una institución también humana, histórica, con todo lo que ello comporta, la Iglesia no es de naturaleza política, sino esencialmente espiritual: es el Pueblo de Dios. El santo Pueblo de Dios que camina hacia el encuentro con Jesucristo. Únicamente desde esta perspectiva se puede dar plenamente razón de lo que hace la Iglesia Católica" (16-III-2013)

domingo, 17 de marzo de 2013

Conocer al Papa Francisco

Mejor que todas las cábalas periodisticas, una entrevista en exclusiva para la EWTN al entonces Cardenal Bergoglio, nos da a conocer la opinión del actual Papa sobre algunos temas. 
video

viernes, 15 de marzo de 2013

Primera Homilía de SS Francisco



"En estas tres lecturas veo que hay algo en común: es el movimiento. En la primera lectura, el movimiento en el camino; en la segunda lectura, el movimiento en la edificación de la Iglesia; en la tercera, en el Evangelio, el movimiento en la confesión. Caminar, edificar, confesar.

Caminar. «Casa de Jacob, venid; caminemos a la luz del Señor» (Is 2,5). Ésta es la primera cosa que Dios ha dicho a Abrahán: Camina en mi presencia y sé irreprochable. Caminar: nuestra vida es un camino y cuando nos paramos, algo no funciona. Caminar siempre, en presencia del Señor, a la luz del Señor, intentando vivir con aquella honradez que Dios pedía a Abrahán, en su promesa.

Edificar. Edificar la Iglesia. Se habla de piedras: las piedras son consistentes; pero piedras vivas, piedras ungidas por el Espíritu Santo. Edificar la Iglesia, la Esposa de Cristo, sobre la piedra angular que es el mismo Señor. He aquí otro movimiento de nuestra vida: edificar.

Tercero, confesar. Podemos caminar cuanto queramos, podemos edificar muchas cosas, pero si no confesamos a Jesucristo, algo no funciona. Acabaremos siendo una ONG asistencial, pero no la Iglesia, Esposa del Señor. Cuando no se camina, se está parado. ¿Qué ocurre cuando no se edifica sobre piedras? Sucede lo que ocurre a los niños en la playa cuando construyen castillos de arena. Todo se viene abajo. No es consistente. Cuando no se confiesa a Jesucristo, me viene a la memoria la frase de Léon Bloy: «Quien no reza al Señor, reza al diablo». Cuando no se confiesa a Jesucristo, se confiesa la mundanidad del diablo, la mundanidad del demonio.

Caminar, edificar, construir, confesar. Pero la cosa no es tan fácil, porque en el caminar, en el construir, en el confesar, a veces hay temblores, existen movimientos que no son precisamente movimientos del camino: son movimientos que nos hacen retroceder.

Este Evangelio prosigue con una situación especial. El mismo Pedro que ha confesado a Jesucristo, le dice: Tú eres el Mesías, el Hijo de Dios vivo. Te sigo, pero no hablemos de cruz. Esto no tiene nada que ver. Te sigo de otra manera, sin la cruz. Cuando caminamos sin la cruz, cuando edificamos sin la cruz y cuando confesamos un Cristo sin cruz, no somos discípulos del Señor: somos mundanos, somos obispos, sacerdotes, cardenales, papas, pero no discípulos del Señor.

Quisiera que todos, después de estos días de gracia, tengamos el valor, precisamente el valor, de caminar en presencia del Señor, con la cruz del Señor; de edificar la Iglesia sobre la sangre del Señor, derramada en la cruz; y de confesar la única gloria: Cristo crucificado. Y así la Iglesia avanzará.
Deseo que el Espíritu Santo, por la plegaria de la Virgen, nuestra Madre, nos conceda a todos nosotros esta gracia: caminar, edificar, confesar a Jesucristo crucificado. Que así sea".

jueves, 14 de marzo de 2013

Ministro del amor o de justicia



"El matrimonio debe ser pensado desde la ecología de la vida y no desde la psicología del sentimiento. El matrimonio, para la ciencia del Derecho, debe ser pensado desde la filiación pues responde a la lógica de la vida. Si no fuese así, el matrimonio no merecería la atención del Derecho como no merece esa atención la amistad. Nadie propone leyes sobre la amistad, no porque no sea importante, sino porque agota su eficacia en el ámbito de los amigos, como le sucede al amor. Por eso el Ministerio se llama «de justicia» y no «del amor».
El amor es una realidad humana estupenda, pero prejurídica y ajurídica: las leyes ni pueden ni deben regular el amor ni la afectividad ni la sexualidad, a diferencia de lo que sucede con el matrimonio, salvo que se propugne un Estado con competencia para entrometerse en el terreno de los sentimientos particulares de los ciudadanos. Quizá sin darse cuenta, esta extraña concepción del Estado es la que propugnan quienes parecen confundir el matrimonio con el amor. Si el matrimonio se identificase con el amor, sería un sentimiento, algo puramente subjetivo y ajeno a las leyes. Sin embargo, el matrimonio es mucho más que un sentimiento aunque presuponga sentimientos estupendos; es una institución básica y esencial para la vida social basada en la configuración dual de la especie humana en hombres y mujeres que a través de su mutua complementariedad hacen posible la generación de nuevas vidas humanas creando el ambiente más ecológico para los niños, para su concepción, crecimiento, educación y desarrollo.
Por eso el matrimonio, a diferencia del amor, no se agota en la intimidad de las personas sino que genera naturalmente relaciones jurídicas que se proyectan más allá de la esfera individual de las personas que se quieren, pues afecta a terceros indefensos –como son los niños– en un haz de derechos y obligaciones transidos de exigencias de justicia. Es decir, el matrimonio es naturalmente jurídico, a diferencia del amor que conceptualmente no lo puede ser. La unión comprometida entre un hombre y una mujer que les implique en su totalidad, también en su dimensión sexual, genera una institución de dimensión social y trascendencia jurídica por su estructural apertura a la vida.
Para la conciencia jurídica de la humanidad el matrimonio es una unión entre hombre y mujer que, por supuesto, se supone que se quieren mucho; pero que, más allá de quererse, crean una relación con mutuas exigencias de justicia que se proyectan a través del potencial hijo al conjunto de la sociedad, interesada en que haya niños y en que crezcan en un ambiente estable en el tiempo de protección, educación y cuidado. De ahí la íntima conexión –aunque no con carácter de exclusividad– entre matrimonio y familia.
La reciente pretensión ideológica de algunos de incorporar al concepto de matrimonio a las parejas del mismo sexo, está llevando a alterar radicalmente este concepto hasta llegar a la logomaquia más absurda, como los intentos del TC y del ministro Gallardón de referirse al matrimonio en términos de sentimientos de personas abstractas (prohibido hablar de hombre y mujer), cuyo contenido se reduce a una indefinida «colaboración» (prohibido hablar de sexo) y cuya finalidad es un abstracto «apoyo mutuo» (prohibido aludir a la reproducción). Se logra así que efectivamente las parejas del mismo sexo quepan en ese deconstruido concepto de matrimonio, pero al precio de que ya no se sepa de qué se está hablando y de que en ese concepto quepan por igual dos hombre o dos mujeres, o tres y tres, o un tío y su sobrino, o dos hermanas o amigos que conviven, o ...reducir el matrimonio a un sentimiento a fin de incorporar al matrimonio a cualesquiera que se amen, al margen de que generen o no una estructura matrimonial abierta a la vida, es un inmenso fraude ayuno de honestidad intelectual por muy políticamente correcto que sea.
Dada la absoluta vacuidad intelectual de este recreado concepto de matrimonio, se entiende que los defensores del mismo se dediquen a la poesía sobre el amor cuando han de defender su concepción del matrimonio o se limiten al insulto y la descalificación del que discrepa de ellos como han hecho tantos estos días en España a raíz de unas declaraciones (muy poco afortunadas en su expresión literal, dicho sea de paso) del Ministro del Interior. Ya se sabe que en ausencia de razones, las embestidas pueden rellenar el hueco que deja la renuncia al pensamiento, como la ideología pretende suplir a las ideas".

 Benigno Blanco, en ABC el 13-III-2013