sábado, 23 de marzo de 2013

Gestos mas elocuentes

video


“Somos hermanos”. Bastan estas dos palabras que el Papa Francisco dirige a Benedicto XVI para comprender la atmósfera del encuentro de la mañana de este sábado, 23 de marzo, en las Villas Pontificas de Castelgandolfo.
El Papa Francisco llegó en helicóptero a las 12.15 horas. Le acompañaba el sustituto de la Secretaría de Estado, el arzobispo Angelo Becciu; el regente de la Prefectura de la Casa Pontificia, monseñor Leonardo Sapienza; y monseñor Alfred Xuereb. Benedicto XVI le esperaba en el helipuerto de las Villas, le salió al encuentro y ambos se abrazaron con evidente afecto. Después el Papa saludó al obispo de Albano, monseñor Marcello Semeraro, y al director de las Villas Pontificias, Saverio Petrillo, antes de subir al coche con Benedicto XVI para trasladarse al Palacio. El Papa Francisco se situó a la derecha, o sea, en el lugar del Papa, mientras que Benedicto XVI se colocó a la izquierda. Al mismo automóvil subió el arzobispo Georg Gänswein, prefecto de la Casa Pontificia.
Llegados a la residencia papal, los dos subieron al apartamento y fueron a la capilla para tener un momento de oración. También esta vez Benedicto XVI ofreció su puesto de honor al Papa Francisco, pero este dijo 'somos hermanos', arrodillándose en el mismo banco. Después de la oración, el Papa Francisco obsequió a Benedicto XVI una imagen mariana. “Me han dicho —explicó el Pontífice enseñando el regalo— que se trata de la Virgen de la Humildad. Permítame decirle algo: cuando me lo dijeron pensé enseguida en usted, en los muchos ejemplos maravillosos de humildad y de ternura que nos ha dado durante su pontificado”.
En el almuerzo, en el apartamento, participaron el arzobispo Gänswein y monseñor Xuereb. El Papa, acompañado de Benedicto XVI hasta el helipuerto, regresó al Vaticano hacia las 14.50.

No hay comentarios:

Publicar un comentario